Canadá. Un grupo de 43 mexicanos fue liberado en Canadá después de haber sido obligado a trabajar de manera casi gratuita en hoteles como «esclavos modernos», afirmó la policía.

Los trabajadores, en su mayoría hombres, habían sido atraídos a Canadá por traficantes que, a cambio de una gran suma de dinero, les prometieron que podrían estudiar allí y obtener visas de trabajo y un estatus permanente de residencia.

Sus salarios eran controlados por sus empleadores, quienes a veces les daban menos de 33 dólares estadounidenses al mes para vivir, además, tenían que pagar por su vivienda, la comida y el transporte a sus lugares de trabajo.

«El tráfico de seres humanos es una forma moderna de esclavitud», explicó a la prensa el comisario adjunto Rick Barnum. «La explotación está en el corazón de este delito». Los trabajadores tenían que pagar por su vivienda, la comida y el transporte a sus lugares de trabajo.