Durante los primeros 100 días de la gestión presidencial de Andrés Manuel López Obrador uno de los temas más ha despertado polémica ha sido el de los migrantes. Con sus características contradicciones, el equipo del tabasqueño propaga la nube de confusión con sus declaraciones tan dispersas. Por lo que es necesario hacer un recuento del tratamiento que esta administración le ha dado a un tema tan controvertido.

Secretaria de gobernación y Secretaria de Relaciones exteriores se contradicen

Primeramente, la secretaria de gobernación Olga Sánchez Cordero aseveró que los migrantes que sean devueltos al país a través de la garita de Mexicalli, contarán con visas humanitarias expedidas por el gobierno de México.

Sanchéz Cordero aseguró que no será problema en materia de servicios para Baja California; ya que cuentan con suficientes espacios para albergar a los migrantes deportados.

También informó que, actualmente, las autoridades norteamericanas han regresado a 157 migrantes que cruzaron de manera ilegal al país vecino.

“Nosotros siempre hemos sostenido que la decisión de los Estados Unidos es unilateral y que nosotros por razones humanitarias estamos permitiéndoles la entrada a nuestro país.

Ahora bien, muchos de ellos traen visa humanitaria expedida por el estado mexicano, la gran mayoría de ellos traen la visa mexicana por razones humanitarias, entonces ellos tienen un estatus legal en nuestro país”.

No obstante, anteriormente, el secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard había declarado que no se les daría albergue a los migrantes que estuviesen esperando la resolución de EU, sino empleo.

También recalcó que el gobierno federal no se hará responsable de migrantes que hayan cruzado por la frontera sur de Estados Unidos, ni menores de edad sin compañía, ni personas con enfermedades graves, ya que no se les puede dar la atención que requieren.

México rechaza ser 3er país seguro: Trump refuerza presencia militar en la frontera

Por otra parte, México había rechazado el plan unilateral de Estados Unidos. A pesar de haber negado a convertirse en un “tercer país seguro”, la actitud tibida de la 4T sigue siendo dispersa al no tener una postura definida. A pesar de haber existido un rechazo de estas políticas del gobierno de Trump, México ofreció alternativas para los migrantes.

Según un mensaje emitido por el gobierno de México, el país admitiría el ingreso de ciertas personas extranjeras provenientes de EU que hayan recibido un citatorio expedido por un juez migratorio. Con esto, serían expedidos permisos de ingreso de manera temporal para que los migrantes regulen su estancia en el país.

Ante esto, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump reforzó la presencia militar en la frontera con el propósito de detener las caravanas entrantes que intenten pasar al país. A través de su cuenta de twitter, el mandatario norteamericano enfatizó que con la presencia de un muro (sí, ya saben cual) sería menos costoso y más fácil.

El número de elementos del ejercito desplegados suman más de 5 mil 600 y están repartidos en los estados de Arizona, California y Texas.

Con este recuento de sucesos que hemos desarrollado, está más claro que el gobierno y sus ocupantes no han definido una postura clara. De una manera, dicen una, se contradicen con otra.

Pero si algo en algo se ha caracterizado la administración son las explicaciones caricaturescas que ha tenido. Claro ejemplo está en la última dada sobre la desaparición de 22 migrantes en la zona de San Fernando en Tamaulipas.

Alfonso Durazo declaró de que no existía indicio de que el autobús coptado fuese custodiado por la Policía Federal; además dijo que seguirían investigando para que la zona de San Fernando no vuelva a ser escenario de otro hecho macabro.

No obstante, una de las hipótesis planteada indica que las 22 personas, hasta ahora desaparecidas habrían cruzado la frontera; sin embargo, solo cuentan con el testimonio único del chofer

Y si estos sucesos hubiesen ocurrido en la administración pasada ¿como sería la postura del ahora presidente? ¿creería la hipotesis de que cruzaron la frontera? o bien… ¿sería adjudicado a la “Mafia del Poder”? Porque una cosa es criticar por fuera los manejos y decir: “si estuviera en tal lugar, yo haría esto”.

Desgraciadamente, esta administración no aguanta las críticas y se cansa rápido de ello ¿Ya viste que no es lo mismo criticar que ser criticado AMLO?

Ya veremos en qué para todo esto.