“El poder es efímero”

 

“El rey de los deportes concluye con el out 27”. En una analogía política-beisbolera, el juego comenzó el 01 de diciembre del 2018. El victorioso Presidente Andrés Manuel López Obrador, enfrenta con el equipo-gabinete el partido de su historia, de nuestras vidas, el ampáyer de Baseball, la conciencia, ecuanimidad y razón grita ¡play ball!

Es un momento histórico. Por el lado del equipo de casa “los Gansos”, peloteros veteranos en la liga, en el pasado unos jugaron con el equipo rival, hoy las cosas cambiaron, “borrón y cuenta nueva”, la esperanza está en ganar. Lucharon por años por llegar a la final. ¿Es el equipo adecuado con la estrategia idónea? No es un partido fácil, el adversario no es cosa menor, por años campeón: “El equipo corrupción”.

Ante un público mexicano impaciente, espectadores silbantes aplauden todo sin cesar, en el estadio por altavoz los medios de comunicación, pronuncian uno a uno la lista de jugadores. Entre la algarabía y fanfarrias de las porras de chairos y fifís, gritos de júbilo no se hacen esperar, se vocifera a la luz de los reflectores la trayectoria de los peloteros y promedio de efectividad.

“El equipo corrupción” posee un entrenador llamado “injusticia”, un pícher jamás vencido, llamado “Sistema Político”. El cuadro titular, hábiles robadores de base: delincuencia organizada, lavado de dinero, malversación de recursos públicos, con peligrosos bateadores como desequilibrio y descontento social, enrachado su cuarto bateador “inseguridad”, por si fuera poco, en la banca “jugadores extranjeros” y migrantes esperan jugar.

Comienza el primer inning. Los Gansos” al bate, el hombre preferido del entrenador, rápido y ágil Marcelo E. La gente ovaciona, saben del reto de frenar “La corrupción” que juega de forma sistemática y severa, que contagia las instituciones y de paso la sociedad. (Aunque no en ese orden); Ebrard adquiere la base por bola, camina a la almohadilla ante la mirada jovial y paternal del coach Andrés. La segundo al bate O. Sánchez, con faules al público no entra en ritmo y es ponchada. El tercero en turno A. Getz tiene el desafío de impulsar al compañero de primera base; un pelotazo lo lesiona y otorga el derecho avanzar, renguea a cada paso sin saber si continuará.

Con dos en base, el coach Andrés, instruye entre reclamos, justificación y comicidad señas a su cuarto bate, la novata del año I. Eréndira ante los lanzamientos del picheo sistema político, saca un roletazo violento, parece hit, la gente emociona y salta de sus asientos, el shorstop “impunidad” realiza un lance magistral y aplica un doble play se consuma el tercer out, quedó pendiente por batear Rodríguez Bucio con la Guardia Nacional.

Con inicio titubeante “Los Gansos” terminan la ofensiva del primer inning. Defenderán habilitando a su pícher estrella, A. Durazo con la encomienda de vencer cada rival, con Espriú en tercera base, L. C. Sandoval en primer, R. Ojeda en segunda y cácher E. Moctezuma entre otros confía en su cuadro titular. Mediante la implementación de lanzamientos estratégicos que permitan alcanzar un óptimo nivel político, económico y educativo en esta “nueva” transformación nacional.

Los tres bateadores en espera del equipo “La corrupción” no son fáciles de dominar. El primero llamado “deshonestidad social”, el segundo en el orden “sentencia a funcionarios de alto nivel acusados de corrupción” y su tercero “desigualdad” de haber un cuarto bateador el poderoso “pobreza” saldrá.

Dentro de la Política Beisbolera, existen inercias de corrupción que romper, carreras que anotar. “El camino al infierno está lleno de buenos deseos y todo puede pasar.” El poder es efímero, con el out 27 todo acabará”.