Le apodaban el Kaiser, por su origen alemán, y su distintivo carácter. Trabajador incansable, no paró de trabajar un sólo día en 60 años,  poseedor de un carácter irreverente,– que nunca le permitió ser políticamente correcto y lo metió en grandes problemas por sus declaraciones–, fue también el ingrediente único que Lagerfeld inyectó como un sello propio al mundo de la moda.

No conocemos a ciencia cierta la fecha de su nacimiento, ya que él siempre insistió que había un error en su acta de nacimiento. Sabemos, sin duda, la fecha en que nos dejó: el 19 de febrero 2019 en el Hospital Americano de París, en Neuilly-sur-Seine, después de haber sido ingresado de urgencia.

Pionero en el mundo de la moda, fue el primero en adoptar el Pret a Porter, en los años sesenta cuando muchos otros despreciaron  (o no comprendieron) esta manera de hacer moda más democrática. Siempre vanguardista, revolucionó la marca Chanel cuando ingresó como diseñador en jefe de la misma en los años ochenta. Logró rejuvenecer la imagen de la legendaria firma francesa, con su atención a los detalles y su desenfadado atrevimiento para romper las reglas.

Karl Otto Lagerfeld nació un 10 de septiembre en Hamburgo, Alemania en el seno de una familia acomodada. Su madre fue su primer y más importante influencia en el mundo de la moda. Firme creyente que la inspiración provenía de su trabajo, tenía junto a su mesa de noche un cuaderno para apuntar sus ideas a la hora que llegaran. Fue diseñador de Fendi desde los años sesenta, Chanel desde los ochenta y su propia marca. Diseñaba aproximadamente 14 colecciones cada año, además de proyectos especiales.

La fotografía y la lectura fueron sus otras grandes pasiones. Fotografiaba sus colecciones y podía leer en cuatro idiomas (alemán, inglés, francés e italiano). Deja una biblioteca con más de cien mil volúmenes. Si algo debemos de aprender del modisto alemán es su capacidad de reírse de sí mismo y no tomarse tan en serio, fue capaz de caricaturizase con su icónica coleta de caballo blanca, sus lentes obscuros y sus jeans negros, para llevar su imagen a todo tipo de productos; desde llaveros a juguetes. Su estilizada imagen puede reconocerse en todas partes. “Soy como una caricatura de mí mismo y me gusta, Es como máscara. Para mí, el Carnaval de Venecia dura todo el año”.

Karl Lagerfeld dejó buena parte de su fortuna a su adorada gata Choupette, una celebridad por su propio derecho con una cuenta en Instagram con más de cien mil seguidores. Descanse paz.

Comparto algunas de sus célebres e irreverentes frases:

“Si me pregunta qué me habría gustado inventar en la moda le diría que una camisa blanca. La camisa es la base de todo. Lo demás viene después”.

“Soy una especie de ninfómano de la moda que nunca alcanza el orgasmo”

“Cuando le preguntaba a mi madre qué era la homosexualidad, me contestaba: Es con un color de pelo. Tenía razón, no es nada”.

“Todo mundo debería irse a dormir vestido como si tuviera una cita esperándole en la puerta”.