Tras una muy dudosa terna propuesta por el presidente Andrés Manuel López Obrador y una serie de polémicas comparecencias en la Cámara Alta, este martes fue designada Yasmín Esquivel como ministra de la Suprema Corte de la Justicia de la Nación (SCJN).

Esquivel Mossa llega al Poder Judicial con “alta recomendación” del primer mandatario de la nación toda vez que el esposo de la recién estrenada ministra es el ingeniero José María Riobóo, el contratista favorito de AMLO, ese quien dice que “los aviones se repelen”.

El ahora presidente de México siempre se pronunció en contra del nepotismo, pero a estas alturas ya es conocido que el oriundo de Macuspana no es fiel a lo pronunciado en su pasada campaña, en la anterior… y la de 2006… No contento con la evidencia que reprueba todo lo que el tabasqueño predica, el tráfico de influencias, persiste.

El oscuro pasado

La relación entre la nueva integrante de la SCJN, Riobóo y López Obrador tiene larga historia.

Yasmín Esquivel, cercana también al ahora canciller Marcelo Ebrard Casaubón, arrastra antecedentes de un caso controversial entorno a la Supervía Poniente, designaciones de cargos a al menos quince perfiles no idóneos, aunque afines, y actuado contra opositores.

Esquivel fue, –desde 2009– magistrada del Tribunal de Justicia Administrativa de Ciudad de México, órgano que atiende controversias entre los ciudadanos y la Administración Pública como demandas colectivas contra actos del gobierno capitalino o asuntos de construcciones ilegales.

En 2012 se le nombró magistrada presidenta y en 2015 fue elegida para un segundo periodo hasta 2019, a pesar del rechazo de diversas organizaciones civiles incluyendo el Centro Pro de Derechos Humanos por su actuación entorno a la Supervía.

La empresa encargada de la obra fue “Controladora Vía Rápida Poetas”, conformada por OHL México, Inmobiliaria Copri y la Constructora Atco. De acuerdo con el Frente Amplio contra la Supervía Poniente, participó en la obra el ingeniero José María Riobóo, quien también se encargó del Segundo Piso del Periférico en la gubernatura de AMLO (2000-2005).

Escándalo tras escándalo

En el mismo mes de noviembre del 2009 en el que se constituyó “Controladora Vía Rápida Poetas”, Esquivel fue nombrada magistrada de la Sala Superior del Tribunal de lo Contencioso Administrativo (hoy Tribunal de Justicia Administrativa) por el jefe de gobierno, Marcelo Ebrard, con la aprobación de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal. Aunque se presentó a trabajar hasta el 8 de diciembre de 2009, cobró su quincena de diciembre con aprobación del Pleno de la Asamblea.

La organización Greenpeace, el Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria y un grupo de ciudadanos demandaron ante ese Tribunal –que trata asuntos sobre obras irregulares– la construcción de la Supervía.

En diciembre del 2011 la Primera Sala del Tribunal de lo Contenciosos Administrativo resolvió que la declaración de impacto ambiental era ilegal y que por tanto la construcción se estaba llevando a cabo fuera del ordenamiento jurídico.

La Secretaría de Medio Ambiente y la empresa apelaron en enero del 2012 contra esa sentencia. La Sala Superior, a cargo de la magistrada Victoria Quiroz Pesquera, retuvo el expediente sin dictar resolución durante meses hasta agosto del 2013, y revocó la que había dictado la Primera Sala Ordinaria sobre la ilegalidad del impacto ambiental, y dictó una nueva sentencia en la que dio la razón a la autoridad y a la empresa. Así pudo continuarse y concluirse la obra.

Yasmín Esquivel aclaró en últimos días que se casó con Riobóo hace siete años, después de haber sido magistrada Federal en materia agraria, ya que desde 2004 fue propuesta en una terna y aprobada por el Senado, y lleva más de 35 años en el servicio público.

Pero, no es todo; al matrimonio se le acusa de haber usado sus influencias para mandar a prisión a Antonio Urbina y Coral Rojas; padres de familia de origen venezolano. ¿La razón?, una demanda al colegio Westhill (propiedad de José Maria Riobóo) por daño moral y psicológico.

La demanda fue interpuesta por una serie de irregularidades que iban desde el pago de colegiaturas (15,000 pesos mensuales) por una inscripción que nunca fue realizada de manera formal; pasando por las boletas apócrifas hasta llegar a las amenazas de muerte.

Acto seguido: hay una detención sin orden de aprehensión. Se les imputa el delito de “fraude procesal” y se les encarcela a las seis horas de ser detenidos ¿La fianza interpuesta? 30 millones de pesos.

Otra acusación que tiene escenario en este colegio, es la apropiación de más de 4 mil metros de terreno de la sección Apalaches 525 del bosque de Chapultepec. Otra de las partes de este predio pertenece a la familia Servitje en copropiedad con la inmobiliaria Trepi.

Cuando tuvo lugar este incidente, Yasmín estaba ocupando el cargo de presidenta del Tribunal de lo Contencioso y Administrativo. Durante la administración de Miguel Ángel Mancera, el jefe de gobierno fue criticado tras la ratificación de ésta como presidenta del tribunal.

Hubo protestas en su contra; el argumento: conflicto de intereses

El matrimonio se hizo de un par de obras notables de dudosa legalidad. Una de ellas fueron los parquímetros de Coyoacán; ¿qué fue lo que pasó? Hizo caso omiso a las constantes demandas que hicieron los vecinos en contra ¿Qué fue lo que hizo? Se las otorgó a un solo magistrado, mismo que se encargó de echarlas para abajo.

El trabajo en equipo de Riobóo – Esquivel consiste en que la magistrada siempre ha sabido manipular la ley para dejarle el camino sin problema alguno a su esposo.

Actualmente, Yasmín Esquivel fue la propuesta y “mera mera” de AMLO desde que anunció su terna.

Rioboó ha estado detrás de decisiones como la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) y, en su lugar, la construcción del nuevo proyecto aeronáutico en la Base militar de Santa Lucía. Fue clave en la cancelación de dimensiones históricas para nuestro país en el tema económico.

No obstante, ahí están los “carnales” del presidente; desde la Unidad Financiera de Hacienda, pasando por la Fiscalía General de la República, hoy la Suprema Corte y en un futuro, tal y como sucedió en febrero pasado con las Fiscalías Electoral y Anticorrupción. Un escándalo más en la Cuarta Transformación que no pasa por alto, pero se queda ahí con la aprobación de una “oposición disminuida”.

MO