Cifras que da a conocer el periodista Ciro Gómez, en materia de seguridad en estos primeros 100 días de gobierno.

Cito textual; “79 ataúdes por día”, con casi 8,000 muertos en el país. Sin embargo, López Obrador dijo que no diría nada, mejor prefiere fingir demencia.

A 100 días de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, hay opiniones encontradas entre los ciudadanos mexicanos, me incluyo.

Empecemos utilizando el criterio, la razón y sobre todo la objetividad para dar nuestra opinión.

Creo que ningún mexicano está en contra de la buena intención de nuestro presidente para combatir la corrupción y el robo de combustible en nuestro país, aquí el tema a discusión son las formas, por algo dicen que  “la forma es fondo”.

Aquí les va…

Toma protesta e invita al dictador de Venezuela, Nicolás Maduro, cierra ductos de Pemex, crea desabasto y las pérdidas millonarias son de $25,000 millones, además por su inexperiencia e ineptitud, le cuesta la vida a 132 personas. No hay detenidos, el robo no para, compran pipas sin licitación que no cumplen con las normas de seguridad, y la gasolina sube de precio. Además, cientos de despidos masivos de servidores públicos capacitados y confiables, y en su lugar, se tuerce la ley para dar puestos a incondicionales, por sí no fuera poco, organiza consultas a modo e ilegales con un 2% de participación, para cumplir sus caprichos.

Cancela el NAIM, que costará $160,000 millones más, que haberlo terminado, es más, somos el único país que paga por NO tener aeropuerto, y por mero capricho se aprueba el “Tren Maya”, sin viabilidad financiera y sin estudios de impacto ambiental. Pese a la inconformidad de los pobladores, aprueba una termoeléctrica en Morelos, y es asesinado el líder opositor, Samir Flores.

Permite el bloqueo de vías por parte de maestros de la CNTE, se detienen millones de toneladas de carga, $22,000 millones de pérdidas, termina cediendo nuestro presidente, y   paga $6,000 millones de pesos, además regala 5,000 plazas a los maestros.

Cancela recursos a estancias infantiles y albergues para víctimas de violencia, afectando a las familias más vulnerables del país, incluyendo a compañeras trabajadoras del hogar. Ataca y acusa sin pruebas a la SCJN, a jueces, organismos autónomos y sociedad civil, su fin es debilitarlos, pero la realidad es que usted señor presidente, no se permite ver y entender que ya  tiene Contrapeso Ciudadano, que si usted lo desea, con gusto nos sumamos a su intención y acciones para hacer de México, un país próspero. Solo una cosa; gobierne para todos y basta de resentimientos.

Después de 25 años de paz laboral, empiezan las huelgas en Matamoros, los despidos masivos no se hicieron esperar, y por obvias razones  las empresas optan por irse del país, esto afectando por supuesto a nuestra economía. Lo preocupante, ya varios medios informativos locales han sacado a la luz que supuestamente Napoleón Gómez Urrutia es quién está detrás de las huelgas.

Tal parece que nuestro presidente está en contra de que México prospere, y nos da la espalda, pues a como dé lugar trata de frenar el futuro y quiere que nos quedemos estancados al recortar 13.6% de presupuesto a ciencia. Que decir de la tecnología, cultura, artes, promoción económica, turismo y energías limpias. Ya dijo que  todo ese dinero se destinará al Tren Maya.

 

Aquí la pregunta obligada sería.

¿Qué es más importante, la intención o los resultados?

Lo bueno,  nuestro presidente ya está hasta el copete de tanta politiquería y grilla.

Lo malo, él fue quien se dedicó hace años a hacer politiquería, grilla, guerra sucia, calumniar y mentir para ganar adeptos. Ahora, creo que ya se le olvidó.

¡Señor presidente, con todo respeto le digo; el que se ríe, se lleva, eh!.

¿La intención es lo que cuenta?

La respuesta la tienen ustedes…

Por cierto, señor presidente.

Por favor salúdeme a las vacas, puercas y burras que lo rodean. Ya lo dijo la senadora Jesusa Rodríguez, “las mujeres ahora son hembras como las de todas las especies”, y como la señora representa a su partido Morena, sus seguidores lo darán por hecho.

Daniela Acosta.