México.- Luego de que el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazara, el pasado 30 de mayo, con la imposición del 5 por ciento de aranceles a todos los productos mexicanos a partir de 10 de junio, el gobierno mexicano entabló negociaciones para que esto no se llevara a cabo.

La semana pasada, tras tres días de negociaciones por parte del secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, con representantes del gobierno estadounidense, en los que se abordaron los temas migratorio y arancelario, se logró un acuerdo para cancelar los aranceles.

El mandatario estadounidense se pronunció al respecto y celebró que se haya llegado a un acuerdo entre las dos naciones.

Sin embargo, esta victoria es a media, ya que Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard cedieron, en todo momento, a las peticiones de Trump, quien hasta celebró en su cuenta de Twitter las medidas que tomará el gobierno mexicano para evitar la llegada de más migrantes a su país.

Algo que logró Trump fue que México despliegue 6 mil elementos de la Guardia Nacional en el sur de México para detener el flujo de migrantes, así lo dio a conocer el canciller Marcelo Ebrard.

Sin embargo, Ebrard mintió al gobierno de Estados Unidos, o simplemente se le olvidó decir que todavía no está conformada la Guardia Nacional, por ende no hay elementos capacitados que se puedan enviar a la frontera con los países centroamericanos, donde todavía hoy entraron migrantes.

Además, en conferencia de prensa, el canciller Marcelo Ebrard anunció, el pasado viernes, que parte de los acuerdos significan que México se convertirá en tercer país seguro.

«Los EU extenderán la instrumentación de 235 en donde se establece que aquellos que crucen a México serán retornados a México.. a su vez México autorizará la entrada mientras esperan la solicitud de asilo. México con los principios de fraternidad ofrecerá oportunidades laborales y protección a sus derechos humanos».

Cabe señalar que Amnistía Internacional advirtió que el despliegue de los elementos de la Guardia Nacional es peligroso, ya que la detención masiva de migrantes y solicitantes de asilo sin una evaluación previa individualizada viola el derecho internacional, pues socavan las garantías de las personas que huyen de su país a buscar protección internacional y también su derecho al debido proceso.

Con todo esto, no podemos entender qué es lo que festeja la mal llamada «Cuarta Transformación», el gobierno mexicano solo cedió a todo los caprichos de Trump.

EJRM