LA BUENA

John Wick 3: Parabellum – Dir: Chad Stahelski

¿Puede ser una cinta de acción una pieza de arte? Luego de ver John Wick 3, la respuesta es un rotundo sí. Tercera parte de la saga que iniciara en 2014, esta nueva entrega inicia justo donde acabó la segunda, con un John Wick excomunicado y que tiene apenas una hora para huir. Pero ¿cómo huir si literalmente todo el mundo te quiere matar y tu no tienes nada a la mano?

Así, el acto de apertura es una larga secuencia de acción donde John Wick intenta llegar a una biblioteca para rescatar un misterioso libro y acudir con su antigua mentora (Angelica Houston). Per en el inter, Wick tendrá que enfrentarse a un puñado de malandros que buscan matarlo para cobrar los 13 millones que vale su cabeza. Es una secuencia magistral de acción donde Wick peleará a mano limpia, subido en un caballo, en motocicleta o incluso matará usando un libro.

La película podría sobrevivir sin necesidad de guión, solo dos horas de trancazos y listo. Pero como es necesario que exista una historia, de ahí vienen nuevos personajes como el de Halle Berry y el ya mencionado de Houston.

Se trata pues de una película sumamente bien hecha, donde las escenas de acción se filman con un estupendo conocimiento de causa, cuidado los espacios cinematográficos, el encuadre y sobre todo la coreografía. Es, en resumen, un brillante espectáculo de balazos y sangre. Imperdible.


 

LA MALA

La Razón de Estar Contigo: un nuevo viaje – Dir: Gail Mancuso

De chiquitos nos enseñaron que, cuando se moría un perrito, de inmediato iba al cielo de los perritos donde todo el día comen croquetas, hay huesos tirados en las calles y muchos postes de luz para que los perritos hagan pipí a sus anchas.

Pero esta película nos viene con otra teoría: resulta que cuando muere un perrito este reencarna en otro perrito. Así le pasó al perrito de Ethan (Dennis Quaid, quien ya de plano hace lo que sea por un cheque), solo que al morir resulta que reencarnó en el cachorrito de su nieta, quien a la sazón su malvada hija no deja que visite a sus abuelos. Total que los abuelos llegan de sorpresa a la casa de la nieta (que ya para entonces es una pre adolescente) y se da cuenta que su perro es en realidad en suyo encarnado.

El tema es que esto es un chantaje sentimental de los buenos, de principio a fin las lágrimas serán derramadas y sería buena idea llevar un paquete de pañuelos a la función. ¿De qué sirve ver una película como esta?, manufacturada específicamente para llorar con los bonitos perritos reencarnados que cuidan a sus amos. Pues anda, supongo que los dog lovers lo pasarán muy bien, pero el resto ni se acerque, entre otras cosas porque esto no es cine, es Hallmark Channel en pantalla grande.


 

LA FEA

Ugly Dolls – Dir: Kelly Asbury

El director de Shrek 2 (2004) y Gnomeo y Juliet (2011) es ahora el encargado de traer del olvido a los Ugly Dolls, personajes de peluche que debutaron en muchas tiendas departamentales a principios de 2001. La particularidad de estos peluches es que, a diferencia de la mayoría de los peluches “normales”, estos son pequeños monstruos con un toque de ternura.

La película cuenta cómo la aldea de los Ugly se topa con el Instituto de la Perfección que es a donde van los humanos a ser perfectos. El conflicto no se hace esperar y la moraleja es muy obvia: no hay tal cosa como el ser perfecto, nadie es feo o guapo y todos somos especiales. Bueh!, Tyler Durden no estaría muy de acuerdo.

El punto es que el mensaje es muy bueno para los niños, pero la película pues la verdad está bastante feíta. La animación de los peluches está muy bien lograda pero pareciera que todo está filmado en un vacío ya que no hay muchos fondos. Para terminarla de amolar, la película es musical y, como es costumbre, en México llamaron a dos Youtubers para hacer las canciones en español.

Ojalá sus hijos no sean fans de esto porque si es así, entonces veo dos horas de sufrimiento en sus vidas.