México. Luego de que se hallara el cuerpo sin vida de Norberto Ronquillo, y que la procuradora Ernestina Godoy declarara en conferencia de prensa que la víctima pudo haber sido asesinada la misma noche en que se cometió el secuestro, debido a su avanzado estado de putrefacción, el Instituto de Ciencias Forenses aseguró que el joven fue asesinado tras cuatro días de mantenerlo cautivo.

Cabe mencionar que la procuradora ordenó que que se aceleraran las investigaciones a elementos de la Fiscalía Antisecuestro, para descartar alguna colusión con los secuestradores, a quienes, familiares de la víctima, culpan por haber actuado de acuerdo al protocolo y dejar pasar tiempo importante para la investigación.

De acuerdo con exámenes realizados por el Incifo, al Norberto lo retuvieron por cuatro días y, posteriormente lo asesinaron; la necropsia revela que murió de asfixia y tenía la nariz fracturada.

Por su parte, la familia de Ronquillo exigió la intervención de la Fiscalía General de la República (FGR) para esclarecer el caso, puesto que las autoridades locales no actuaron de manera inmediata ante el secuestro.

“Lo que le pedimos a las autoridades es que actúen de manera correcta. En este caso creemos que se perdió tiempo vital. Buscamos que el caso de Norberto marque el presente y que sirva de ejemplo para que las autoridades hagan lo necesario para salvar una vida”, declaró Armando Martínez, rector de la Universidad del Pedregal.

JET