México. Esta mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador compartió que sí tuvo discrepancias con el ahora exsecretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Carlos Urzúa y a su vez, aceptó que algunos funcionarios pudieron haber presionado su salida.

Durante la conferencia mañanera, el mandatario declaró que sí tuvo diferencias con el exfuncionario pero «lo importante es que el gobierno continua su marcha sin problema porque ya no hay hombres ni mujeres fundamentales».

Aseveró que dichas discrepancias se presentaron en el Plan Nacional de Desarrollo debido a que hubo dos versiones de éste y la elegida fue la presentada por el presidente, pues para él, la propuesta de Urzúa parecía hecha por José Antonio Meade o Agustín Carstens, quienes también fueron titulares de esa dependencia.

Además, López Obrador confirmó que Carlos Urzúa tuvo diferencias con Alfonso Romo, jefe de la oficina de Presidencia, ya que le asignó a éste que ayudara en la coordinación de la Banca de Desarrollo con lo que surgieron diferencias «notorias» entre ellos.

También declaró que Urzúa tuvo desacuerdos con Germán Martínez, ex director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) que éste mismo reportó tras su renuncia al acusar a la SHCP de realizar un recorte excesivo; y con el Servicio Administración Tributaria (SAT), encabezado por Margarita Ríos-Farjat.

No obstante, señaló que esta renuncia  sólo reafirma que su gobierno sigue adelante, a pesar de las discrepancias.

CA