Para nadie es un secreto que la mayoría de los acosadores y agresores en el Metro son hombres. Aunque siempre nos han enseñado que a las mujeres no se les toca ni con pétalo de una rosa, en la realidad no pasa así.

Es por eso que hoy que hoy tengo una propuesta para todos los hombres que usamos el transporte público, defendamos a las mujeres agredidas como si fueran de nuestra familia.

En días recientes hemos visto que las mujeres están en una posición vulnerable en el transporte público, específicamente en el Metro. Son acosadas, agredidas, les toman fotos, les eyaculan en las piernas, les roban sus pertenencias y en el peor de los casos, las secuestran.

¿Qué harías si vieras que alguien hace algo contra tu esposa, hija, hermana, madre? En serio dirías: ya no sabe uno sí meterse. ¿Te gustaría que si tu esposa, hija, hermana, madre estuviera en esa situación alguien pensara lo mismo que tú?

El tema es que rescatemos a una dama en peligro. Y que no se malentienda, no se trata de que la mujer no se pueda defender sola, se trata de evitar que se enfrenten a ese monstruo llamado acoso, violación, secuestro o feminicidio.

Si ves que una mujer necesita ayuda en el Metro o en cualquier otro transportes, ayúdala como si fuera de tu familia, porque no sabes si algún día tu familia necesite un héroe.

Antes de terminar, le dejo estos datos para que no le cuenten… Por si la indignación del ataque a una mujer no es suficiente

  • Si alguien sufre acoso en el Metro puede ir a los módulos de INMUJERES que están en Tasqueña, Hidalgo, Guerrero, Balderas y Pantitlán.
  • Los policías están obligados a actuar en caso de ser agredida, acosada o incluso si le sacan fotos a una mujer.
  • Hasta el momento hay 48 carpetas de investigación sobre secuestros de mujeres dentro o cerca de las instalaciones del Metro.