México.  El general brigadier Eduardo León Trauwitz negoció la compra de un sistema de espionaje por 1.1 millones de dólares en 2013 para espiar a Petróleos Mexicanos (Pemex).

Según una investigación de Mexicanos Contra la Corrupción e Impunidad (MCCI), el malware llamado Da Vinci, fue proporcionado por la transnacional italiana Hacking Team.

Dicho programa posee las mismas características que Pegasus, fabricado por la empresa israelí NSO y que fue utilizado durante el sexenio de Enrique Peña Nieto para seguir a periodistas y activistas, es conocido por su efectividad para robar información, datos, imágenes, audios y archivos de teléfonos móviles y computadoras.

La compra del software se concretó en 2013 cuando el general Trauwitz y el mayor Carlos Javier Álvarez Cárdenas -quien también es investigado por robo de combustibles- fueron invitados por ejecutivos de Hacking Team y de sus filiales en México, Grupo Kabat y SYM Servicios, a la feria mundial de armamento y espionaje Milipol que se celebra anualmente en París.

Trauwitz y Álvarez habían sido nombrados en enero de 2013 como gerente y superintendente, respectivamente, de los servicios de seguridad física de Pemex. Da Vinci llegó a la paraestatal en 2015 cuando Emilio Lozoya se encontraba a cargo.

En un correo electrónico interceptado por WikiLeaks, fechado el 27 de agosto del 2014, se muestra que la operación de la compra del equipo para espiar debería mantenerse bajo secreto:

«Todos están con licencia militar y en este momento son empleados de Pemex. Para que un militar firme el EUC (Certificado de Usuario Final, un documento necesario para la venta de armas o sistemas de seguridad), necesitamos la aprobación del jefe de personal y pasarlo a través de canales burocráticos que revelarán eventualmente la existencia del sistema, lo cual no estoy dispuesto a arriesgar»

Lo anterior fue enviado a ejecutivos de Hawking Team en Italia por uno de sus contactos de nombre Niv Yarimi.