México.- A 47 días de haber iniciado el gobierno federal de Andrés Manuel López Obrador, su delegado de programas federales en San Luis Potosí, Gabino Morales Mendoza, se ha rehusado a precisar bajo qué lineamientos estarán llegando tales beneficios a la población potosina.

El funcionario simplemente guarda silencio, no responde ni atiende las peticiones de información respecto a la responsabilidad que tiene en la entidad.

Cabe mencionar que la designación de los delegados federales dio pie a especulaciones, al pensar que podrían fungir como alguna vez lo hicieron los virreyes. Y bien dicen los que saben, «para muestra un botón».

Resulta que, Gabino Morales hace uso de sus redes sociales personales para anunciar beneficios sociales, por lo que viola claramente el artículo 134 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos:

«Los servidores públicos de la Federación, las entidades federativas, los Municipios y las demarcaciones territoriales de la Ciudad de México, tienen en todo tiempo la obligación de aplicar con imparcialidad los recursos públicos que están bajo su responsabilidad, sin influir en la equidad de la competencia entre los partidos políticos.

La propaganda, bajo cualquier modalidad de comunicación social, que difundan como tales, los poderes públicos, los órganos autónomos, las dependencias y entidades de la administración pública y cualquier otro ente de los tres órdenes de gobierno, deberá tener carácter institucional y fines informativos, educativos o de orientación social. En ningún caso esta propaganda incluirá nombres, imágenes, voces o símbolos que impliquen promoción personalizada de cualquier servidor público.

Las leyes, en sus respectivos ámbitos de aplicación, garantizarán el estricto cumplimiento de lo previsto en los dos párrafos anteriores, incluyendo el régimen de sanciones a que haya lugar«.

Tal vez, por ello Gabino Morales haga mutis y no responda al llamado de los medios de comunicación y solamente aparezca en sus cuentas personales promocionándose a sí mismo y a los programas federales en San Luis Potosí. Es decir, un súper delegado de Andrés Manuel López Obrador que viola la ley.  

MO