México. Luego de los acuerdos logrados entre México y Estados Unidos, en los que el gobierno estadounidense advirtió que evaluará diariamente el progreso de México para detener el flujo migratorio ilegal al territorio, y que los aranceles aún pueden aplicarse, esto como medida de presión del gobierno de Donald Trump al país vecino.

Así pues Trump insistió en que los acuerdos alcanzados el pasado viernes entre la comitiva de México y Estados Unidos, no son definitivos, al insistir que hay un acuerdo “sobre algo” y “muy pronto” lo anunciaran.

El republicano dijo en su cuenta Twitter que México se ha comprometido a hacer más de lo que se publicó el viernes, y que por lo mismo se necesitará de la aprobación de sus legisladores.

En su publicación escribió “hemos firmado y documentado completamente otra parte muy importante del acuerdo sobre inmigración y seguridad con México, un (acuerdo) que Estados Unidos ha estado intentando pedir durante muchos años. ¡Será revelado en un futuro no muy lejano y necesitará un voto legislativo en México”.

Con esto Donald Trump advirtió que si por alguna razón México no consigue la aprobación del Congreso, los aranceles que pretendía imponer a los productos mexicanos se implementarán.

Por su parte, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, defendió el pacto migratorio alcanzado luego de las intensas negociaciones con México, lo señaló como un ejemplo de “la diplomacia en su máxima expresión y una victoria para el pueblo estadounidense”.

Pompeo consideró que el despliegue de 6 mil elementos de la Guardia Nacional a lo largo de la frontera sur de México es el “mayor” esfuerzo que han hecho los mexicanos hasta la fecha. Asimismo, advirtió que si el país no ve progresos para frenar la migración ilegal, como se acordó “aún podrían” imponer sobre las exportaciones mexicanas.

En conferencia de prensa, el secretario de estado sostuvo que “Estados Unidos conservó su capacidad de usar su propia determinación de si hubo éxito en la frontera, eso significa que si no estamos progresando lo suficiente, existe el riesgo de que esas tarifas vuelvan a imponerse” y agregó que literalmente estos avances serán evaluados diario.

Consideró que no serán instantáneos, “no sucederán hoy, pero el trabajo ya ha comenzado: hablamos de 90 días, pero me imagino que sabremos la efectividad y la capacidad de trabajar juntos para lograr esto, mucho más rápido. Tal vez en un mes, quizás en 45 días tendremos una idea de si podemos lograr estos resultados de la manera que esperamos”.

También opinó que el alcance de los compromisos a los que México accedió en el pacto son “muy diferentes” de iniciativas previas y “no habrían ocurrido” si no existiera la amenaza de los aranceles. Finalmente, indicó que aquellos que crucen la frontera del territorio estadounidense para buscar asilo, serán devueltos rápidamente a México, en donde tendrán que esperar a que se resuelva su solicitud.

MEVS