México.- Durante las última semanas ha surgido una nueva problemática entre los directivos de la Torre Pemex y los trabajadores que ahí se encuentra. Ya no se trata de las calificadoras o el problema del huachicoleo en el país. Ahora son los trabajadores de confianza que se quejan de tener que trabajar en fines semana.

El asunto es que  Romero ya informó que desde el próximo sábado todos los empleados de la Torre deberán laboral obligatoriamente los días sábados. Lo grave, según denuncian, es que este cambio se suma a la quita de prestaciones que ya se aplica desde hace un puñado de meses.

“La situación se pone cada vez peor, y van a acelerar la fuga de cerebros de Pemex. Porque la brecha con las condiciones laborales que ofrecen las petroleras privadas es cada vez más grande. Los más preparados no van a dudar en irse”, explicó un ingeniero que trabaja en Petróleos Mexicanos.

Lo anterior fue ducho en una reunión entre los trabajadores, en donde el ingeniero cuestionó a  Marcos Manuel Herrería, el Director Corporativo de Administración y Servicios. Le preguntó porque estaban aplicando este plan de persecución a los empleados, suponiendo que todos eran “cómplices de la mafia del poder”.

“Es simple, al que no le gusta que se vaya. Mejor, así no tenemos que despedir nosotros”, habría respondido el directivo de Romero.

MDJA