México. Luego del asesinato de Samir Flores Soberanes, dirigente de la comunidad de Amilcingo, Morelos, el Congreso Nacional Indígena (CNI), el Concejo Indígena de Gobierno (CIG) y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), responsabilizan al gobierno y a “sus patrones que son las empresas y sus grupos armados legales e ilegales, que así pretenden robarnos, llevarnos a la muerte y apagar las luces que nos dan esperanzas”.

Mediante un comunicado de prensa, dado a conocer la noche del pasado miércoles, denunciaron “el cobarde asesinato” de Flores Soberanes, “uno de los principales opositores al Proyecto Integral Morelos y delegado desde hace muchos años del CNI”.

Así pues narraron que “aproximadamente a las 5:40 horas del 20 de febrero, llegaron personas armadas a bordo de dos vehículos que tocaron la puerta y al salir Samir, le dieron cuatro balazos, dos de ellos en la cabeza que minutos después le arrancaron la vida”.

Señalaron que el pasado martes, Samir dio a conocer los motivos que los pueblos de Morelos tienen para posicionarse contra el Plan Integral Morelos, “en un evento organizado por el delegado del mal gobierno federal, Hugo Erick Flores, quien se presentó en el municipio de Jonacatepec para organizar el foro relativo a la supuesta ‘consulta’ con la que pretenden imponer la termoeléctrica de Huexca, Morelos, y las obras complementarias que despojan del territorio y amenazan la vida de toda la región”.

MEVS