México. Los operativos para la retención del flujo de migrantes en las fronteras norte y sur de México continúan. En este caso en Ciudad Juárez, Chihuahua, los elementos del ejército que se encuentran desplegados en la zona no podrán detener a los migrantes que intenten cruzar de forma ilegal a Estados Unidos, sin embargo, solo podrán intervenir cuando perciba que corren algún riesgo al intentar cruzar el Río Bravo.

La presencia de los elementos castrenses corresponde a un operativo disuasivo, luego de que decenas de hombres y mujeres con sus hijos decidieron atravesar el río a pesar de que su caudal crece peligrosamente, esto debido a que  las autoridades estadounidenses abrieron compuertas de retención para uso agrícola, como lo establece el Plan Internacional de Aguas.

Además, se declaró que la detención de migrantes le compete únicamente al Instituto Nacional de Migración (INM), por lo que militares ni la policía estatal o municipal podrá asegurarlos.

Sin embargo, los militares podrán llamar a elementos del INM para que sean ellos quienes intercepten a los migrantes ilegales y les expliquen el proceso para solicitar asilo sin arriesgar sus vidas.

Al día de hoy, en Ciudad Juárez, se desplegaron entre cinco y seis mil migrantes centroamericanos devueltos de Estados Unidos, entre ellos cubanos que tendrán que esperar a una resolución en su solicitud de asilo.

Mientras que en Tamaulipas, cerca de 500 personas son repatriadas a diario, siendo Nuevo Laredo que hace frontera con Texas, la ciudad en donde hay mayor registro de personas que recibe el INM en el puente internacional Juárez Lincoln, y que atiende el Instituto Tamaulipeco del migrante.

MEVS