Mi cerebro no alcanza a entender lo que sucede con el gobierno actual.

Y lo digo porque ya pasaron 24 largos y tediosos días que tomó posesión Andrés Manuel López Obrador como presidente de México. Sí, ese momento tan esperado por AMLO le costó 18 años de mentiras, calumnias y frustración, pero al fin llegó el día.

Aquí lo que me llama la atención, y no dudo que a ustedes también, es ¿qué  tanto hizo, dijo en esos años y con qué dinero recorrió en dos ocasiones nuestro país entero?

Sinceramente no creo que haya tenido un momento de reflexión en su rancho “La chingada” y se haya preguntado, ¿cómo gobernaré? ¿En realidad deseo que me recuerden como el mejor presidente de México?

Más bien creo que esos 18 años de campaña fueron absolutamente pensados en cómo lograría su objetivo de llegar a la presidencia. Por eso tanto empeño en denostar, mentir, prometer y hacer trampa de ida y vuelta por 18 años, y todo para realizar su gran sueño. De lo que sí puedo estar muy segura, es que jamás pensó en prepararse , estudiar, terminar otra carrera universitaria (en menos de catorce años), para ser un digno representante de los mexicanos. Es evidente que él se preparó como si fuera un villano de película infantil, frotándose las manos y diciendo, ¡Me la van a pagar, así sea lo último que haga! ¡Lo último que haga!

Y por lo que veo se le está cumpliendo, pues ya ganó y parece que aún no se la cree, no le cae el veinte y por si fuera poco, ahora quiere el poder absoluto para cumplir su objetivo principal y al fin saciar su sed de venganza, hacer lo que le plazca con nuestro país (como ya lo hace en el congreso), para imponer su ley y parecer “Dictador”. Y obvio, seguir siendo idolatrado por sus 30 millones de votantes que para todo le dicen que sí y le festejan, como ya sucede.  

¡Hey! Pero creo que se le está olvidando gobernar para los 90 millones de mexicanos, que no votamos por usted. Es notorio que solo lo hace para quiénes a base de mentiras y odio logró convencerlos de otorgarle su voto. Señor, que no se le olvide que usted es presidente de México y no solo de unos cuantos, ¿será que por esto no me siento representada?

Es verdad y lo reafirmo: el PRI tuvo mucho que ver en este terrible desastre, pues esa famosa cúpula donde prevalece la soberbia y casi, casi quien lo tiene más grande (el ego), se están desmoronando. Creo que están más preocupados en banalidades y no en ser una oposición digna que le pueda hacer contrapeso a un presidente que no sabe y al que le da miedo gobernar. No miento, véanlo en sus discursos, como si estuviera aún en campaña, confrontando, amenazando y chantajeando, es evidente la falta de seguridad del presidente, pues no sabe hablar de otra cosa que no seas falsas acusaciones y decirle a los desempleados desesperados que “no pasa nada”. ¿Por qué creen que se ve como pez en el agua hablando muy fluido a sus 30 millones de votantes? Fácil, hablan el mismo idioma, están igual de resentidos. Sin embargo, en sus homilías matutinas frente a la prensa, no sabe qué decir, o se hace el que no sabe que decir.

Aquí lo peor del asunto,  nadie se atreve a preguntarle el porqué de sus conferencias matutinas. La neta, yo no le veo ningún sentido escucharlo cantinflear, aventarse sus refranes, chantajes, amenazas y de nuevo sus discursos incendiarios dividiendo aún más al país y dejarnos en mal con todo el mundo. Y de lo importante no habla, no contesta, le da la vuelta a la prensa y sale con su chistesito, que ya ¡Cansó al ganso! Será que por eso últimamente se le ve flaco, ojeroso, cansado y con un chorro de ilusiones, eso sí (el poder absoluto).

Señor presidente , los mexicanos estamos en nuestro derecho de saber qué rumbo tomará a nuestro país, y que vendrá después, pero por lo que veo no son buenas noticias. Ya nos demostró que en menos de un mes logró crear un caos y poner la economía del país de cabeza. Ahora con tanto despido masivo el número de desempleados –incluyendo a los 43 mil del NAIM– aumentará catastróficamente. Espero esté consciente que está provocando una tremenda crisis y que usted es quien invita a la informalidad en el país, además que se incrementen los asaltos por falta de empleos. Espero que esto no sea parte de su plan maquiavélico de todos estos años, o de plano ¿jamás fue su intención gobernar con honestidad y ser el mejor presidente de México?

Le voy a decir algo que está a la vista de todos los mexicanos, y lo digo con respeto señor presidente, cualquiera que sean sus intenciones o deseos creo que físicamente no le está resultando gratificantes. Su salud se ve exageradamente deteriorada, y esto fue tan solo en veinticuatro días, no quiero imaginar…

Neta, prefiero no imaginarlo.

Creo que es justo que se tome las cosas muy en serio y  no intente gobernar con la víscera, sino con inteligencia, sabiduría y por supuesto con la asesoría de gente que lo rodea. Sin dudarlo, creo que entre ellos no todo es malo, estoy segura que existe gente inteligente, honorable y capaz. Solo le pido les de la oportunidad de escucharlos, pero también usted permítase considerar sus propuestas , eso no le resta autoridad, al contrario, creo que lo hace inteligente.  Entienda algo, ¡YA GANÓ! Ya no está en campaña, ya no es necesario seguir pagando a todo ese ejército para beneficiar sus “Benditas redes”, que por cierto, le funcionaron muy bien, gracias al ingenio del Narco/Productor Epigmenio Ibarra. Lo único que logra con su ejército de generadores de violencia virtual, es confirmar que usted no ganó para ser el mejor presidente de México, sino para desquitarse de quiénes ya no están, o están dentro de su equipo de trabajo o se volvieron sus cuates a modo para hacer grandes negocios. Señor presidente, solo le pido congruencia, objetividad, sabiduría y no más circo por favor, de eso ya estamos hartos los mexicanos, tal pareciera que usted se esmera en ser el mejor en lo peor.

Deseo profundamente que estos días de reflexión usted se permita un examen de conciencia, una autocrítica y ponga en una balanza las prioridades del país, una de ellas, dar seguridad social a las compañeras trabajadoras del hogar. Por sí le interesa, yo tengo la formulita; solo es cuestión de que nos escuche. Pero neta, que en realidad sean prioridades y no solo caprichos para el beneficio a sus cuates de toda la vida, esos cuates que le reafirman y confirman que debe continuar con sus planes para dejarnos a los mexicanos en la miseria, mientras todos ustedes se benefician.

La realidad es que desde el 1 de julio parece cabra en cristalería, las pruebas están a la mano y vista de todo el mundo. Mire, ya se le cumplió.

Sinceramente les deseo una Feliz Navidad y un Próspero Año Nuevo. Principalmente a todos los desempleados que se las están viendo mal, pues  seguramente muchos son jefes o jefas de familia y únicos proveedores en casa. Deseo profundamente que la falta de empleo no se vea reflejada en su mesa y puedan compartir el pan y la sal con los suyos dignamente.

A ustedes un abrazo fraterno y toda mi solidaridad.

Y a nuestro señor presidente…

¡Ya no canse tanto al ganso!

¡Está viendo y no ve, pues oiga!

 

Daniela Acosta.