La alianza CNTE-Morena fue uno de los acuerdos necesarios que el entonces candidato López Obrador pactó para incrementar sus posibilidades de triunfo electoral y llegar a la Presidencia de la República. Pero también se entendió con la contra parte, el SNTE de la maestra Elba Esther, a quién pago sus servicios gestionando su libertad luego de ser acusada de los delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita por mil 978 millones de pesos, después de un proceso judicial de más de cinco años que la mantuvieron en prisión. Hoy la maestra está en libertad.

Para el CNTE la moneda de cambio tiene dos lados: derogar o anular los efectos de la reforma educativa que impulsó Peña Nieto a través el Pacto por México y reinstalar las canonjías y prebendas que desde el poder sindical pueden obtener mediante presiones, amenazas, plantones y demás tácticas. Michoacán es hoy el centro de una parálisis ferroviaria provocada por integrantes de la CNTE que bloquean el paso de trenes y tiene parada mercancía por un millón 750 mil toneladas, lo que suma pérdidas por más de 10 mil millones de pesos para diversas industrias afectadas. 

La sección 18 del magisterio, liderado por la CNTE, ha desatado un despliegue que no se limita al abandono de las aulas por 12 días, se extiende al bloqueo de las vías férreas que conectan con los puertos de Lázaro Cárdenas, en Michoacán, y Manzanillo, en Colima, afectando cadenas de producción y distribución que terminaran dañando a los consumidores. Por si esto fuera poco y para mostrar el poder adquirido en su nueva condición de integrantes de la CNTE y militantes de Morena, selectivamente tomaron 15 alcaldías gobernadas por el PRD con el propósito de evitar su funcionamiento y generar una parálisis política.

Las demandas laborales siempre deben ser atendidas por los gobiernos locales y federal, hasta el momento se sabe que el gobierno estatal de Michoacán ya ha comenzado a cubrir los adeudos de quincenas recientes que se adeudaba, sin embargo, que la CNTE exija 5 mil millones de pesos por otros adeudos como bonos de jubilación, nóminas de normalistas de cinco generaciones, parece una cantidad exorbitante y puesta en la mesa sólo para ser el pretexto para continuar con los bloqueos a las líneas ferroviarias.

Por otra parte, la CNTE siempre ha planteado su exigencia de derogar la reforma educativa de Peña Nieto, y todo indica será atendida por el gobierno federal y Morena ya que, en el próximo periodo de sesiones del Congreso de la Unión, se tiene prevista cumplir aquella frase de que “no quedará ni una coma” de esa reforma constitucional. Así, López Obrador podrá cumplir a las dos partes sindicales del magisterio, claro que quienes pagarán el costo serán las niñas y niños en su nivel de aprendizaje, los padres y madres de familia, el mismo magisterio al reinstalarse la venta de plazas y obligaciones extralaborales con intereses propios de los liderazgos sindicales, todo esto generará otro caos ahora en materia educativa.

Los muchos frentes que el gobierno de López Obrador abre y mantiene para poder echar a andar la 4T, terminaran pasando factura más temprano que tarde, como ya se observa en el caso del combate al robo de gasolinas. Permitir bloqueos por parte de la CNTE aún y cuando han comenzado a cumplir sus demandas, tendrá un costo entre la población, incluida parte de los 30 millones que lo llevaron a la Presidencia.

Juan Zepeda, Senador de la República.