En tiempos de campaña, la relación entre el ahora presidente Andrés López Obrador y la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), parecía ser muy estrecha, dado que el político tabasqueño prometió derogar la Reforma Educativa, acción que a la postre llevó a cabo.

Sin embargo, eso no satisfizo a los integrantes de la Sección 18 de la CNTE porque desde el pasado 14 de enero bloquearon las vías del tren —que pertenecen a las empresas Kansas City Southern de México y Ferromex—, lo que continúa afectando la movilización de cargamentos que salen del puerto Lázaro Cárdenas en Michoacán.  

Dicho bloqueo ya ha traído consecuencias, sobre todo en el sector económico, de acuerdo con Norma Becerra, vicepresidenta de la Asociación Mexicana de Agentes Navieros (AMANAC ), las pérdidas monetarias por el cerco se estiman en 7 mil 600 millones de pesos, ya que hay 8 mil 200 contenedores detenidos con 150 trenes, que transportan diferentes insumos, incluido combustóleo.

Cabe recordar que la inconformidad de la Coordinadora, nace de una demanda por el pago de salarios que en suma asciende a 300 millones de pesos. Ante tal situación el gobernador, Silvano Aureoles, tuvo que aceptar el adelanto de participaciones que le ofreció AMLO, por 200 millones pesos y así cubrir los adeudos con los más de 30 mil trabajadores de la educación.

De acuerdo con varios analistas, que el gobierno federal le haya otorgado dichos recursos para pagar los salarios y prestaciones del magisterio puede considerarse una violación al Presupuesto de Egresos autorizado por el Congreso del estado, ya que cabe la posibilidad de generar severos problemas financieros a la entidad.

Dicho bloqueo ya ha traído consecuencias, sobre todo en el sector económico, de acuerdo con Norma Becerra, vicepresidenta de la Asociación Mexicana de Agentes Navieros (AMANAC ), las pérdidas monetarias por el cerco se estiman en 7 mil 600 millones de pesos, ya que hay 8 mil 200 contenedores detenidos con 150 trenes, que transportan diferentes insumos, incluido combustóleo.

Pero para el magisterio disidente lo anterior es insuficiente, tan es así que no aceptaron el ofrecimiento, porque a su consideración únicamente cubre la problemática económica y no resuelve lo político y administrativo, en consecuencia amagaron con intensificar sus protestas.

Aunado a lo anterior, la CNTE mantiene abiertos dos frentes de lucha, uno con el gobernador Silvano Aureoles —al que consideran responsable de la situación que ahora se vive en la entidad— por lo que ya le solicitaron a la Secretaría de la Contraloría estatal que realice una auditoria e investigación a fondo en el sector educativo de Michoacán.  

Mientras que el segundo frente es con el gobierno federal, al cual ya le exigieron, por medio de la Cámara de Diputados, abrir mesas de diálogo para debatir sobre la Reforma Educativa de AMLO; pues el magisterio quiere contar con tiempo para consultar a sus bases sobre la Reforma, por lo que se prevé sea discutida entre los meses de febrero y marzo en comisiones (de Puntos Constitucionales y de Educación), para que la suban al pleno a finales de este último mes.

De acuerdo con varios analistas, que el gobierno federal le haya otorgado dichos recursos para pagar los salarios y prestaciones del magisterio puede considerarse una violación al Presupuesto de Egresos autorizado por el Congreso del estado, ya que cabe la posibilidad de generar severos problemas financieros a la entidad.

Todo parece indicar que la CNTE “tiene hasta para dar y repartir”, por un lado le está creando serios dolores de cabeza al gobierno de Michoacán —mientras que la federación ha tenido que salir en su auxilio—, pero también ya fijaron su mirada en la administración de AMLO porque no quieren ser excluidos en las discusiones de la “nueva” Reforma Educativa.