Denver, Colorado. El pasado miércoles, en Estados Unidos, el Departamento de Transporte de Colorado (CDOT), anunció el cierre de todas las carreteras estatales debido a las condiciones climatológicas de esa entidad, como consecuencia de la llamada “bomba ciclónica” que ya dejó a una persona muerta.

La portavoz del Departamento de Transporte, Tamera Rollinson, dijo en conferencia de prensa que “Todas las carreteras que recorren el estado, tanto de norte a sur como de este a oeste (…) están cerradas y permanecerán cerradas hasta que el personal de CDOT pueda reabrirlas”.

De acuerdo con el Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos, la “bomba ciclónica” es una combinación de baja presión, aire frío y húmedo, nevada y fuertes vientos, la cual ha provocado ráfagas de 130 kilómetros por hora en el Aeropuerto Internacional de Denver, lo que equivale a un huracán de categoría tres, razón por la que se cancelaron mil 300 vuelos.

Asimismo, el Distrito Regional de Transporte anunció la cancelación de sus servicios, puesto que la nieve no permite el paso de autobuses ni trenes.

Las autoridades de Denver informaron que al menos unas 200 mil personas se han quedado sin electricidad al oeste de la ciudad, además, las escuelas del área metropolitana de Denver permanecerán cerradas la jornada del jueves.

Rollinson también dijo que los camiones removedores de nieve no han podido trabajar debido a los fuertes vientos y la cantidad de nieve lo que hacen que la visibilidad sea nula, por lo que recalcó: “El mensaje es claro: no salgan a la calle. Quédense en casa”.

MEVS