Bruselas.- Tras el accidente del vuelo en Etiopía que cobró la vida de prácticamente toda su tripulación y pasajeros, la Unión Europea decidió cerrar su espacio aéreo al Boeing 737 -mismo en el que ocurrió el accidente-.

La Agencia Europea de Seguiridad Aérea (EASA por sus siglas en inglés) señaló que cerca del 60 por ciento de la flota operativa del 737 ya estaba fuera de circulación.

Cabe señalar que tanto la empresa Boeing, fabricante de la aeronave, como la agencia de aviación civil de los Estados Unidos (FAA por sus siglas en inglés) habían intentado calmar a los ciudadanos para garantizar la seguridad de la aeronave.

AR