París, Francia. Durante la movilización de más de 50 mil chalecos amarillos que ocurre en toda Francia, varios manifestantes protagonizaron incidentes en diferentes ciudades, tal es el caso del hombre que perdió la mano por el estallido de una granada aparentemente lanzada en por la policía en París.

Según testigos y médicos voluntarios que participan en la marcha, la policía fue quien lanzó una granada de dispersión contra los manifestantes que al estallar provocó que el manifestante perdiera la mano, quien fue atendido y evacuado por los bomberos con una venda en el antebrazo.

Según Cyprien Royer, quien filmó lo ocurrido, la víctima es un fotógrafo de los chalecos amarillos que estaba tomando fotos de la gente empujando las vallas que protegían la entrada del parlamento.

“Cuando los policías quisieron dispersar a la gente, recibió una granada de dispersión en la pantorrilla, quiso darle un golpe con la mano para que no explotara en su pierna pero cuando la tocó estalló”, explicó.

Desde hace semanas los manifestantes también han criticado la peligrosidad de las armas utilizadas por la policía en la represión, en especial las granadas de dispersión y el uso de balas de goma.

De acuerdo con las cifras del Ministerio de Interior, en París se manifestaron cerca de 4 mil protestantes, mientras que toda Francia la cifra llegó a 51 mil 400 personas. En otras ocasiones se han registrado incidentes y actos de violencia en la capital francesa.

Debido a esto, los manifestantes critican la peligrosidad de las armas utilizadas por la policía en la represión, en especial las granadas de dispersión y el uso de balas de goma.

MEVS