Los 100 días del gobierno de Andrés Manuel López Obrador están próximos a cumplirse, a pesar de la alta expectativa que existía, hoy podemos decir que la violencia sigue su camino y que los grupos criminales no han dado tregua.

Todos los días seguimos viendo muertos por todos lados, se siguen robando la gasolina, los secuestros están a la orden del día, los feminicidios no tienen fin y las autoridades siguen sin controlar a los grupos criminales.

Desde el gobierno, la situación no es distinta, el Presidente dijo que no va a perseguir a los grandes capos de la droga, que no se va a hacer una guerra contra el crimen organizado y seguimos esperando la amnistía a criminales.

En una de sus ideas revolucionarias, AMLO decidió que van a cerrar las Islas Marías, que van soltar a reos que “no son peligrosos” y que van a reacomodar a la gente que trabajaba ahí. Eso sí, el sitio se convertirá en un espacio turístico.

En los próximos años el ejército seguirá en las calles y en lo que hacen la Guardia Nacional, seguiremos estando en la línea de guerra entre criminales y autoridades.

Lo cierto es que este gobierno sólo crea ilusiones, espejismos y fantasías que crean esperanza en la gente, pero que no resuelven de fondo los problemas que más nos duelen: la seguridad, la violencia y el narcotráfico.

Todavía los niños no pueden salir a jugar a la calle, todavía las mujeres no pueden salir sin que las acosen o las maten, todavía los hombres se integran al crimen organizado porque no hay trabajo y los salarios están por los suelos.

Mientras una gran cantidad de gente espera que todo cambie, un reporte de Contrapeso Ciudadano indica que a 97 días van 5 mil 766 muertos y parece que al gobierno no le importa, parece que no han empezado, parece que siguen en campaña.

No van a faltar los que digan, “déjenlos trabajar, van llegando” y sí, tienen razón, déjenlos trabajar porque tienen mucho que hacer, ya lo vimos, van 100 días y la violencia sigue.