¡Es de risa loca; kafkiano y bizarro!

¿Por qué?

Porque Obrador se comprometió con el presidente Trump –a cambio de no imponer aranceles a los productos mexicanos–, a que México se convertirá en el tercer país seguro para los migrantes.

¿Y qué quiere decir eso?

Poca cosa, que el presidente López Obrador prometió que México sería la guardería para los migrantes, que México daría toda la mejor seguridad para los migrantes, que México daría empleo a los migrantes y que México respetaría los derechos humanos de los migranres.

Todo ello a cambio de que el gobierno de Trump no insista en castigar con aranceles a los productos mexicanos; a pesar de que los aranceles a los productos mexicanos causan el mayor daño a los consumidores norteamericanos.

¡De risa loca, kafkiano y bizarro!

Y es que, en realidad, el presidente mexicano se convierte en “candil de la calle y oscuridad de la casa”; promete a los igrantes todo aquello que les ha robado a los mexicanos. Y eso, a querer o no, es traición a la patria.

¿Por qué?

Porque López Obrador no puede garantizar a los migrantes lo que es incapaz de garantizar a los mexicanos.

Por ejemplo, López Obrador no puede garantizar que México será una suerte de hotel o guardería para los migrantes, en tanto realizan sus tramites para ser recibidos y/o rechazados por el gobierno de Estados Unidos.

¿Y por qué no puede asumir ese compromiso humanitario?

Por una razón elemental; por el costo y por la incapacidad ténica y logística.

Porque el gobierno de México no pude ser la guardería de millones de migrantes, mientras que ese mismo gobierno ha desaparecido las guarderías para millones de niños mexicanos, en perjuicio de miles de padres de familia mexicanos.

Porque el gobierno de Obrador no puede ser un país seguro para los migrantes, mientras que los mexicanos viven en la total inseguridad; mientras que todos somos víctimas de las bandas de ladrones, asaltantes, secuestradores y matarifes; mientras que las bandas del crimen organizado cobran piso, secuestran mujeres y venden a placer todo tipo de drogas.

Porque el gobierno de México no puede prometer empleo a los migrantes de Centroamérica, mientras que millones de mexicanos son desempleados, no sólo por el sector privado sino por el propio sector público; mientras que el presidente Obrador se ha convertido en el mayor peligro para la creación de empleos en México  

En pocas palabras, el presidente Obrador no puede pregonar bienestar para los extranjeros que violentan nuestro territorio y que ponen en peligro nuestra seguridad, a cambio del bienestar de los mexicanos que pagan impuestos.

Porque el gobierno de López Obrador no puede “cacarear” de manera irresponsable que protegerá los derechos humanos de los migrantes, cuando en México se niega a recibir el informe de la CNDH, sobre la violación de los derechos humanos de los mexicanos.

Porque vale recordar que el de López Obrador ha sido –apenas en sus primeros seis meses–, uno de los gobiernos que más ha violentado los derechos humanos.

En pocas palabras, resulta una traición a la patria, que el gobierno de López Obrador prometa el oro y el moro para los migrantes, mientras que millones de mexicanos vivimos en la inseguridad, padecen el desempleo, son víctimas del crimen organizado y no cuentan con los mínimos de bienestar e inseguridad.

Basta de que el presidente mexicano se preocupe más por los migrantes que por los mexicanos.

Y es que a Obrador lo votaron los mexicanos para ser el presidente de los mexicanos, no para atender a migrantes de otras naciones.

Se los dije.