Estados Unidos. El día de ayer se informó que el pasado viernes la patrulla fronteriza arrestó a 290 centroamericanos que entraron de manera ilegal a Estados Unidos, en una remota zona ubicada al suroeste de Nuevo México.

Por su parte, la Policía de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés), dijo que los migrantes arrestados cerca de Antelope Wells, al oeste de El Paso, Texas, eran de Guatemala, Nicaragua, El Salvador y Honduras, entre los cuales se encontraba un niño que fue hospitalizado ya que al parecer llegó enfermo al país.

La CBP, agregó que en lo que va del año, cerca de 27 grupos de más de 100 personas han sido detenidos en la misma zona desde el 1 de octubre, fecha en que comenzó el año fiscal.

Las autoridades de ese país aún no tienen en claro a qué se debe el aumento de estos grupos en zonas remotas, en las cuales, las familias constituyen una mayor porción creciente de los arrestos en la frontera norte.

En tanto, el viernes en Tucson, Arizona, agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos arrestaron a 325 migrantes centroamericanos que ingresaron de manera ilegal al país y se entregaron cerca de la localidad de Lukeville, suroeste de Arizona.

MEVS