En lo que va de su gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha firmado cinco memorándums o documentos con los que pretende evadir procesos legislativos en el Congreso, saltarse procesos de licitaciones, tomar represalias contra adversarios políticos o simplemente engañar a la ciudadanía.

Caso por caso

El 21 de enero el mandatario ordenó a través de un memorándum la compra de 571 pipas para enfrentar la emergencia de desabasto de gasolina. Con ese documento el gobierno evadió el proceso de licitación que marca la ley y compró las pipas discrecionalmente a empresas estadounidenses, erogando 85.3 millones de dólares.

Posteriormente, el 14 de febrero AMLO prohibió a través de un documento que las dependencias de gobierno otorguen recursos a organizaciones sociales, civiles o sindicales. La medida afectó a organizaciones que en administraciones pasadas recibían financiamiento para operar estancias infantiles, refugios para mujeres víctimas de la violencia y centros de detecciòn y tratamiento de cáncer y VIH.

Asimismo, el 19 de marzo el tabasqueño firmó un documento en el que se compromete a no reelegirse en 2024. Se trató de un engaño y de un acto sin sentido, ya que la Constitución de hecho prohíbe la reelección presidencial.

Más tarde, el 8 de abril, López Obrador emitió un memorándum para vetar de las licitaciones con el sector salud a las farmacéuticas más favorecidas durante el sexenio de Enrique Peña Nieto. Sin embargo, un juez suspendió el veto al considerar que las empresas no han sido sancionadas por la Secretaría de la Función Pública.

TE PUEDE INTERESAR: AMLO vetó a empresas beneficiadas en sexenio de EPN en licitación de fármacos

Finalmente, el 16 de abril AMLO emitió un memorándum ordenando a las secretarías de Educación, Hacienda y Gobernación dejar de aplicar las medidas contempladas en la Reforma Educativa, todavía en vigor. De ese modo el presidente pretendió evadir el proceso legislativo en el Congreso. Sin embargo, como han advertido expertos, el documento no tiene validez jurìdica, pues para “tirar” la reforma sería necesaria la aprobación del Congreso.

AMLO no puede tirar la Reforma Educativa por decreto

EUSM