México. Pese a que la toma el retrato presidencial ha sigo un constante en sexenios anteriores, el presidente Andrés Manuel López Obrador decidió romper con la tradición.

De acuerdo con Milenio, Comunicación Social de la Presidencia, confirmó que el mandatario optó por no tener una fotografía oficial presidencial y, por tanto, desde el 1 de diciembre tampoco hay este tipo de imágenes en las oficinas de las dependencias federales.

Jesús Ramírez Cuervas, vocero del presidente, indicó que se debe tener un respeto por la investidura y evitar promocionar a la persona.

Así mismo, la omisión de la fotografía presidencial se debe a un tema de austeridad y es que en la administración de Enrique Peña Nieto, se gastaron más de dos millones de pesos en la sesión, impresión, montaje.

Dicha fotografía es un retrato oficial del jefe del Ejecutivo y es colocada en las dependencias de gobierno.

NGF