México. El 17 de octubre del año pasado, el presidente Andrés Manuel López Obrador, prometió ante los medios, que los migrantes centroamericanos que llegaran al país, tendrían oportunidades de trabajo, visa y no serían deportados; con la finalidad de reducir el fenómeno migratorio a través de un plan de desarrollo en México y en los países centroamericanos.

“El que quiera trabajar en nuestro país va a tener apoyo, va a tener una visa de trabajo (…). No atender el asunto sólo con deportaciones o con medidas de fuerza”, aseguró.

Pese a las promesas, el día de hoy, el mandatario López Obrador, contradijo su discurso al declarar que su gobierno frenará por ley el flujo migratorio, contando con el apoyo de elementos de la Guardia Nacional para la detención y regreso de migrantes centroamericanos a su retorno.

“Estamos haciendo un gran esfuerzo porque estamos trabajando, no tenemos problema de conciencia y queremos ayudar a Estados Unidos, pero sin violar derechos humanos, ir buscando opciones de fondo”, declaró.

En el marco de las negociaciones por la implementación de aranceles a exportaciones mexicanas, AMLO informó que las funciones de la Guardia Nacional en la frontera con Guatemala, serán de seguridad pública, funciones migratoria y acompañamiento a migrantes de Centroamérica.

JET