Con las declaraciones que ha dado Andrés Manuel López Obrador con respecto a los ex presidentes de México, pareciera que está en el mismo costal, pues todo de lo que acusa o señala, se le puede revertir…

Cabe señalar que el presidente Andrés Manuel López Obrador, había anunciado que no se iba a proceder contra los ex presidentes, a menos que la ciudadanía así se lo pidiera. Sin embargo, durante una de sus conferencias matutinas, cambió de parecer e incluso mencionó una lista de delitos por los que serían detenidos y enjuiciados.

¿A quiénes acusa la lista de AMLO?

1.- Carlos Salinas de Gortari, “porque entregó empresas públicas a particulares y a sus allegados”.

2.- Ernesto Zedillo, porque “convirtió las deudas privadas de unos cuantos en deuda pública con el Fobaproa”.

3.- Vicente Fox Quesada, “queremos enjuiciar a Fox por traidor a la democracia, porque después de llegar por un movimiento para establecer la democracia, encabezó un operativo de fraude electoral para imponer a Felipe Calderón”.

4.- Felipe Calderón, por su guerra contra el narcotráfico. “Queremos enjuiciar a Felipe Calderón, porque utilizó la fuerza y convirtió al país en un cementerio”.

5.- Enrique Peña Nieto por “corrupción”, sin ahondar en qué tipo o cuándo o en qué.

Pero…

¿Qué no los mismos delitos que han cometido los ex mandatarios, Obrador también los ha cometido?

Mientras Salinas de Gortari “entregó empresas públicas a particulares y a sus allegados”, AMLO entregó licitaciones a Rióboo, Prodemex (2do piso del Periférico, Santa Lucía, pista del AICM).

Ernesto Zedillo “convirtió las deudas privadas de unos cuantos en deuda pública con el Fobaproa”. AMLO lo hizo con el NAIM, endeudando al país por lo menos a 26 años más por el pago de bonos y sus intereses.

Te recomendamos leer:

“Una mentira podrida la de Espriú” : Raymundo Tenorio

Y en cuanto a Vicente Fox que se le acusó de “traidor a la democracia” y “fraude electoral para imponer a Felipe Calderón”; Obrador traiciona la democracia con sus encuestas ciudadanas, para unos cuantos, e “imposición” de sus allegados a puestos claves en su gobierno.

Mientras que a Felipe Calderón lo acusa “porque utilizó la fuerza y convirtió al país en un cementerio”; AMLO quiere utilizar la fuerza de la Guardia Nacional.

Y finalmente mientras que a Peña Nieto lo quiere “enjuiciar por corrupción” y aunque casi siempre la corrupción se trata del mal manejo del dinero; la mentira es otra forma, por medio de la cual López Obrador quiere obtener lo que quiere.

La pregunta es: ¿cuándo le caerá de regreso el “escupitajo que echó para arriba?

MR