El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, es un hipócrita y un desgraciado: desde que comenzó su gobierno, a los mexicanos nos ha tratado con la punta del pie… ¡mientras frente a Trump se achica y se doblega!

¿Se han dado cuenta de ello, estimados lectores?

En efecto, desde que llegó a la Presidencia no ha parado de fastidiar a los mexicanos:

  1. a) Culpa de “corruptos” a los empresarios encargados del proyecto del aeropuerto de Texcoco y hasta lo cancela, sin jamás mostrar pruebas ante los juzgados y pasando a fastidiar a miles de trabajadores con su decisión autoritaria.

  1. b) Recorta, hasta el ahogo, el presupuesto para todas las estancias infantiles imputándoles actos de corrupción, otra vez sin mostrar pruebas y afectando a miles de madres, padres y niños beneficiarios; y olvidando que las sanciones deben ser aplicadas solamente a los infractores, previo derecho de audiencia.

  1. c) Despide a miles de trabajadores del sector público, o no los recontrata, por puro capricho, afectando la actividad habitual de las instituciones del Estado, especialmente de las dedicadas al sensible sector de la salud.

  1. d) Acusa al sector salud de hacer “compras corruptas” de medicamentos e insumos, otra vez sin pruebas y sin proceder donde debe: en los juzgados. Y, por estos lances caprichosos, incluso ha dejado sin sus medicamentos o tratamientos a los infectados de VIH, a los diabéticos y a los niños con cáncer.

  1. e) Ha llevado a cabo adquisiciones y arrendamientos privilegiando la vía de las adjudicaciones directas, afectando la sana competencia entre proveedores de bienes y servicios, y facilitando las prácticas del “moche” que el Presidente mismo tanto ha condenado.

 

Esto entre otras muchas cosas…

Y, en cambio, frente al Presidente de los EEUU, Donald Trump, el infeliz insecto de López Obrador sólo se agacha y se doblega, apelando a Dios y al Evangelio, porque “todos somos hermanos y debemos ayudarnos”, porque todo lo debemos conseguir “a través de la razón y del Derecho, no de la fuerza”.

¡Miren qué simpático nuestro Ganso Cansado de Palacio Nacional: con los mexicanos, “muy gallito”, y, con Trump, “muy gallina”!

¿Quién no recuerda que, durante la campaña de 2018, AMLO dijo que él sí le iba a contestar a Trump, que él sí lo iba a poner en su lugar, no como Peña? Allí están los videos en la red ciberespacial…

Y, ahorita, mírenlo: llevando a cabo detenciones y deportaciones masivas de migrantes ilegales como nunca antes se había visto en México, y no tanto para defender la soberanía nacional sino para tratar de evitar la imposición de aranceles por parte de un Trump molesto…

Con Trump no quiere confrontación, mientras a los mexicanos nos trata a patadas. Sí, señoras y señores, ése es el insecto que ocupa la Presidencia de México.

Facebook: Carlos Arturo Baños Lemoine

Twitter: @BanosLemoine