Este viernes se cumplen dos semanas de la explosión en una toma clandestina en un ducto de Pemex que corre por la comunidad de San Primitivo, en Tlahuelilpan, Hidalgo. Hasta el momento suman 120 personas fallecidas y 27 más se encuentran en estado muy grave.

El hecho, ocurrido el pasado 18 de enero y que enlutó al estado y al país abrió una crisis para la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien decidió iniciar su sexenio contra la lucha del robo de hidrocarburos y puso de manifiesto la falta de comunicación latente que existe entre él y su equipo de colaboradores.

Además de las víctimas mortales, poco o nada se ha sabido del lamentable suceso.

El número de muertos y heridos

– El número de personas fallecidas asciende a 120 con 27 heridos.

– De los 68 restos humanos hallados en la ‘zona cero’, las autoridades habían identificado a 16 personas. De ese total, 15 cuerpos ya habían sido reconocidos y entregados a las familias correspondientes.

– Además, 69 familias han interpuesto denuncias por desaparición. En estos casos se han abierto carpetas de investigación.

En busca de responsables

– A la fecha, la Fiscalía General de la República (FGR) aún trata de determinar exactamente qué causó la explosión, así como de determinar quién o quiénes abrieron la toma clandestina. Por ello, aún no hay detenidos.

El alcalde es investigado

– El presidente López Obrador reveló la existencia de una investigación en torno a una bodega que administra Juan Pedro Cruz, alcalde de Tlahuelilpan, del PT. En ese lugar, se almacenaba gasolina decomisada a huachicoleros.

– Al respecto, el edil señaló ante medios horas después que está a disposición de las autoridades judiciales para aclarar la situación.

El panteón municipal, rebasado

– Dada la demanda de espacio en el actual panteón municipal, que tiene más de 100 años de antigüedad, las autoridades negociaron con el propietario de un predio adjunto al cementerio para realizar una permuta y hacer una ampliación.

– Así, la semana pasada —como lo dio a conocer Contrapeso Ciudadano— se realizó el levantamiento topográfico, la renivelación, la limpieza del terreno de aproximadamente tres hectáreas (área similar a la del panteón), la poda de árboles y el deshierbe.

– Conforme a los usos y las costumbres de la comunidad, autoridades eclesiásticas bendijeron el lugar para que pueda recibir los restos de más víctimas del estallido.

MO