LA BUENA

Cold War – Dir: Pawel Pawlikowski

Realizada como una especie de homenaje a sus propios padres, quienes toda la vida se peleaban, se enamoraban y se volvían a pelear, el polaco Pawel Pawlikowski entrega en Cold War una extraordinaria historia de amor y la única cinta que podría pelearle el Oscar a Mejor Cinta Extranjera a ROMA.

Polonia, 1949, Wiktor (Tomasz Kot) es un músico con la misión de reclutar cantantes de pueblos locales para un proyecto cultural que después derivará en un proyecto estatal de propaganda estalinista. En una de las audiciones conoce a Zula (Joanna Kulig), una adorable chica con una voz excepcional. Cuando revisan su expediente encuentran que tiene cargos pendientes con la ley, a lo que ella responde: “Mi padre me confundió con mi madre, y yo le enseñé la diferencia con un cuchillo”.

Esa frase que denota coraje e independencia fue suficiente como para que Wiktor quedara prendado de Zula. Y es así como inicia la tórrida relación entre estos dos personajes que tienen que ocultar su amor al siempre vigilante ojo del estado. Pero no se trata de la clásica relación de enamorados, Zula y Wiktor se besan, retozan en el pasto, platican, se enojan, se gritan, se dejan, y en un parpadeo, la cruel edición del propio Pawlikowski nos lleva a años en el futuro, donde ellos no están juntos, pero se reencuentran para de nuevo, besarse, amarse, quererse, y volverse a pelear.

La idea del amor como posesión se dinamita: he aquí dos personas que saben que están destinados a estar juntos aunque la realidad se imponga: el va a la cárcel por ella, ella se casa con otro individuo para así poder rescatarlo. Y nada importa, ellos siguen buscándose, amándose, peleándose, gritándose, deseándose, en ciclos infinitos donde nada ni nadie los detendrá.


 

LA MALA

La Boda de Mi Mejor Amigo – Dir: Celso R. García

Hay ideas malas y luego esta. Resulta que a alguien se le ocurrió que era pertinente hacer un remake mexicano de La Boda de Mi Mejor Amigo, clásico de la comedia romántica con Julia Roberts y Cameron Díaz.

En esta nueva versión, las protagonistas son Ana Serradilla y Natasha Dupeyrón, quienes le echan muchas ganitas para emular a Robert y Díaz pero invariablemente se quedan a medio camino. Y es que la película es una copia calca del original (mismos encuadres, mismo guión, mismos diálogos) lo cual no sólo provoca las siempre odiosas comparaciones, sino que uno termina entendiendo por qué las estrellas de Hollywood son eso, estrellas, y es que resulta que no sólo se ven bien a cuadro, sino que -a diferencia de su contraparte mexicana- efectivamente saben actuar.

Así, la película sólo está tropicalizada: en vez de béisbol es fútbol, en vez de los Mets son las Chivas, en vez de Chicago es Guadalajara, y en vez de hot-dogs son tacos. Lo grave viene con las canciones, y es que la cinta original tiene una de las 100 escenas más icónicas en la historia del cine: donde todos cantan al unísono el clásico de Aretha Franklin, I say a little prayer. ¿Con qué canción sustituyeron este clásico? No se los voy a decir pero resulta poco menos que patético, como casi toda esta película.


 

LA FEA

La Gran Aventura Lego 2 – Dir: Mike Mitchell

La primera cinta de esta saga (dirigida por la dupla fantástica de Chris Miller y Phil Lord) fue una absoluta sorpresa por su animación tan original y su sentido del humor desparpajado, auto paródico y de risa desternillante.

Pero, para esta segunda parte, la novedad se ha esfumado por lo que ahora la diversión es menos siendo que la película usa las mismas piezas que la anterior.

La película empieza justo donde se quedó la primera, frente a la amenaza de los Lego Duplo, o lo que es lo mismo, frente a la amenaza de que al diorama de Lego llegara la hermana menor de nuestro protagonista anónimo, el niño que en realidad es el que está jugando con sus Legos.

En una especie de parodia a Mad Max: Fury Road (2015), la ciudad donde habitaban Emmet y Wyldstyle se ha vuelto un lugar desértico asediado por los constantes ataques de los Lego Duplo. Una nave espacial se lleva a Batman y Wyldstyle por lo que Emmet tendrá que rescatarlos.

Todo lo que hizo grande a la primera cinta de Lego está de regreso: las parodias, el humor, los chistes meta, Batman y la Liga de la Justicia, pero por alguna extraña razón, ya no es tan divertido como antes. Tal vez se deba a que los directores de la anterior no están de regreso, o tal vez simplemente se trate de que el mismo chiste, contado dos veces, deja de ser gracioso.